ALEGRAOS: DIOS ES LA VERDADERA FELICIDAD

Carta semanal del Cardenal Arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares

Este próximo domingo, tercero de Adviento, es un estallido de alegría, porque se acerca la llegada del Señor. Escucharemos: "Estad alegres, os lo repito, estad alegres". "Desbordo de gozo con mi Dios". "Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador". "Estad siempre alegres en el Señor". "El Señor es fiel, y sus promesas se cumplirán", promesas que suscitan gozo, esperanza, felicidad, dicha, alegría, porque Dios está con nosotros, viene, llega, el "Emmanuel".

Por eso, de nuevo, un año más, cantamos la misericordia del Señor. Desbordamos de gozo en el Señor. Este es el verdadero y dichoso mensaje de la revelación: Dios es nuestra felicidad. Dios es el gozo, la bienaventuranza, la plenitud de la vida. Dios se ha revelado en el amor, ha escuchado nuestro clamor. Dios ha tenido corazón para toda deficiencia, para nuestra cautividad, para nuestro pecado. Se ha ofrecido a nosotros como misericordia, como gracia como salvación, como sorpresa regocijante y gloriosa. Debemos repetir el anuncio del ángel en Navidad. "No temáis, porque os anuncio una gran alegría para todo el pueblo".

Nuestra religión es una religión de salvación, de alegría. Entre nosotros resuenan aquellas palabras de Pablo: "Alegraos, os lo digo de nuevo, alegraos, estad siempre alegres en el Señor, os lo repito, estad siempre alegres".

Ésta es la verdadera religión: el gozo de Dios. Este es el regalo que nos trae Cristo al nacer en el mundo la alegría, el gozo, la paz de Dios.

¿Seremos capaces de hacer comprender a los hombres de nuestro tiempo este mensaje Dios es la alegría, nuestra alegría y nuestra dicha? ¿Quién nos escucha? ¿Quién nos cree verdaderamente? Tal vez no tengamos éxito en este anuncio. Es el mensaje constante del Papa, sus palabras y sus gestos proclaman el "Evangelio de la alegría", "la alegría del amor". No podemos ser cristianos tristones, la alegría es la expresión de que uno se siente amado. Donde no hay amor, no hay alegría. Y nosotros, en Jesús, recibimos tanto amor, todo el amor, sin límite alguno. Los primeros cristianos admiraban por su alegría. Eso es ser cristianos, vivir en alegría y ser portadores de la alegría.

No nos creen frecuentemente los hombres del pensamiento, enfrascados en la duda y en los problemas. No nos creen los hombres de acción fascinados en el esfuerzo por conquistar la tierra. No nos creen los jóvenes, arrastrados por la civilización del disfrute a toda costa. Es la suerte del Evangelio en la humanidad, el cual significa precisamente anuncio dichoso, anuncio feliz, "Evangelio de la alegría".

La fe cristiana, el acontecimiento cristiano ha ofrecido como pleno y último don esta verdad, esta espiritualidad: la felicidad es alcanzable por el hombre en Dios, por Cristo, en el Espíritu Santo.
Permanece esta certeza impávida: Dios es la verdadera, la suprema felicidad del hombre, la verdadera alegría para el hombre. Permanece esta pedagogía para enseñar a los niños y los jóvenes: Sí, en efecto, la fe es misterio, Cristo lleva la cruz, la vida es deber, pero sobre todo Dios es la alegría y la dicha, la felicidad.

Para vosotros, pobres, para vosotros, afligidos, para vosotros, hambrientos de justicia y de paz, para todos los que sufrís y lloráis es el Reino de Dios. El Reino de Dios es para vosotros y es el Reino de la felicidad y alegría que conforta, que compensa, que da consistencia y verdad a la esperanza.

Cristo os habla en el corazón de felicidad y de paz. Y con este don Él no aplaca, en la vida presente, vuestra búsqueda, vuestra sed. Hoy su felicidad no es más que un anticipo, una prenda, un comienzo, la plenitud de la vida vendrá después de esta vida terrena, vendrá mañana después de esta jornada, vendrá cuando la felicidad misma de Dios sea abierta a aquellos que hoy la han buscado y pregustado. Dios es alegría. ¡No tengáis miedo! ¡Acercaos a Él, que Él está muy cerca!

+ Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia



El cardenal Cañizares ha entregado réplicas del Santo Cáliz a siete parroquias valencianas, entre estas nuestra parroquia de Santa Cecilia

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha asegurado esta tarde que la presencia en la Catedral del Santo Cáliz que según la tradición utilizó Jesucristo en la Última Cena, hace que Valencia tenga “una responsabilidad muy singular de que la eucaristía sea, muy visible, centro y vida de toda nuestra archidiócesis” y ha invitado a los fieles valencianos a “tomar conciencia de ello”.

En la misa que ha presidido esta tarde en la Catedral, con motivo de la fiesta del Santo Cáliz, el purpurado ha expresado que “para nosotros es una alegría y al mismo tiempo una responsabilidad el estar tan estrechamente vinculados a este vaso sagrado y a este misterio de la fe”.

Ante el Santo Cáliz, que ha sido sacado de la capilla, el cardenal Cañizares ha afirmado que “queremos hoy, en esta fiesta, tomar conciencia de ello con el corazón lleno de admiración y gratitud para adorar a Cristo mismo que hace presente aquí el misterio pascual de su Pasión, Muerte y Resurrección y nos hace tomar parte y entrar en la realidad viva del misterio sagrado de nuestra fe”, ha señalado.

El Año Santo Jubilar “lo estaremos celebrando en 2015 ya en esta fecha”

De igual modo, al término de la misa, en la que ha permanecido el Santo Cáliz expuesto junto al altar, fuera de la capilla donde es venerado, el Cardenal ha recordado el inicio el 29 de octubre de 2015 del Año Santo Jubilar Eucarístico concedido por la Santa Sede cada lustro a Valencia en conmemoración de la reliquia y ha dicho que “lo estaremos celebrando ya el año que viene en esta fecha”.

De igual modo, ha alentado a que el Año Santo Jubilar “nos lleve a intensificar el amor a la Eucaristía y a vivir conforme a ella para que renovemos una iglesia misionera y de unidad, en unos tiempos nada fáciles”.

Por otra parte, en la misa de hoy se ha empleado por primera vez el texto de la misa votiva del Santo Grial aprobado por la Santa Sede el pasado mes de agosto, a petición del entonces arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, en un decreto firmado por el entonces cardenal prefecto de la Congregación para el Culto Divino y hoy arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares


Siete parroquias reciben la réplica

La misa en la que intervenido la Coral Catedralicia, ha comenzado con el traslado en procesión por el interior de la Seo del Santo Cáliz desde su emplazamiento en la capilla de la Catedral donde se venera hasta el altar mayor.

Durante la eucaristía, el Cardenal ha bendecido y entregado las réplicas que son regaladas cada año a aquellas parroquias que han destacado bien por haber restaurado sus templos o por su labor pastoral.

Este año las parroquias que han recibido las réplicas del Santo Cáliz han sido las de San José, de Ontinyent; San Francisco de Borja, de Gandia; San Antonio de Padua, de San Antonio de Requena; San Roque, de Villargordo de Cabriel; Asunción de Nuestra Señora, de Benaguacil; San Valero Obispo y San Vicente Mártir, de Valencia; y Santa Cecilia, también de la capital valenciana.

Asimismo, la misa ha sido concelebrada por el Cabildo Metropolitano y los sacerdotes de las parroquias que han recibido las réplicas. Al término de la eucaristía, el Santo Grial ha sido devuelto, de nuevo en procesión, a su capilla de la Seo.




Papa Francisco:

En Adviento abramos nuestros corazones a las necesidades de los demás

En sus palabras previas al rezo del Ángelus, frente a la multitud reunida en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el Papa Francisco recordó que hoy comienza el tiempo de Adviento, y alentó a abrir nuestros corazones “a las necesidades de nuestros hermanos y al deseo de un mundo nuevo”.

El Santo Padre señaló que “hoy comienza el Adviento, el tiempo litúrgico que nos prepara para la Navidad, invitándonos a alzar la mirada y abrir el corazón para recibir a Jesús, lo que se espera de la gente”.

“En Adviento no solo vivimos la espera de la Navidad”, indicó, sino que “también estamos invitados a despertar la expectativa del glorioso regreso de Cristo, preparándonos para el encuentro final con Él con decisiones coherentes y valientes”.

“En estas cuatro semanas estamos llamados a salir de un modo de vida resignado y rutinario, alimentando esperanzas y sueños para un nuevo futuro”, expresó.

El Papa subrayó que para “vivir este tiempo desde hoy hasta Navidad”, es clave “estar en vela y orar”.

“El sueño interior nace del girar siempre en torno a nosotros y nos quedamos atrapados en nuestra vida cerrada con sus problemas, sus alegrías y sus dolores”.

Mientras que el Adviento, dijo, “nos invita a un compromiso de vigilancia, mirando hacia afuera de nosotros mismos, ampliando nuestra mente y nuestro corazón para abrirnos a las necesidades de nuestros hermanos y al deseo de un mundo nuevo”.

“Es el deseo de tantos pueblos atormentados por el hambre, la injusticia y la guerra. Es el deseo de los pobres, los débiles, los abandonados”.

 

 

 

Fotos de Bendición a las futuras madres al final de esta página

BENDICIÓN DE FUTURAS MADRES EN NUESTRA PARROQUIA DE SANTA CECILIA

 

 

 

 

Sr. Cardenal Antonio Cañizares Llovera Arzobispo de Valencia

PAGINA DE ACTUALIDAD

 

BENDICIONES EL 2º DOMINGO DE MAYO Y 8 DE DICIEMBRE

ADVIENTO 2019